bootstrap theme

Hágalo usted mismo (evite gestores)

Mobirise

A través de todos estos años ejerciendo la profesión de traductora pública, título que he obtenido luego de varios años de sacrificio, mucho estudio y esfuerzo (incluso de mi padre para pagar la Universidad del Museo Social Argentino en que me gradué y los cursos de perfeccionamiento que he realizado en Italia), he visto muchos “profesionales” manchar su nombre y trabajar deshonradamente.

En fin, cada uno sabe cómo trabaja y lo que su conciencia soporta, son distintas formas de manejarse en la vida.

El mal desempeño de un profesional, la falta al juramento de ética profesional por parte de un traductor público, el incumplimiento en la entrega de traducciones, el mal asesoramiento, el cobro de honorarios por una promesa de obtención de un turno ante el Consulado, el famoso cobro de honorarios por “armado de carpeta consular”, la promesa de una ciudadanía exprés, la adulteración de documentación, la traducción no fiel, la oferta de servicios de gestoría para la obtención de la ciudadanía italiana por parte de personas oportunistas que sólo hacen un negocio estafando gente confiada, son algunos de los ejemplos de esas situaciones que hacen que la figura del traductor público sea pisoteada y mal vista. La otra realidad de este comportamiento poco ético es un cliente estafado, disconforme que habrá malgastado dinero en trámites y en promesas falsas.

Mi consejo para todas aquellas personas que estén interesadas en tramitar su ciudadanía italiana y, porqué no, para todos los potenciales clientes que deban realizar cualquier trámite en general, es que se dirijan únicamente a la fuente: acérquense al Consulado, quítense las dudas y soliciten información por escrito para no olvidar nada luego, de lo contrario envíen un email o intenten comunicarse telefónicamente. En el Consulado le informarán mejor que en cualquier otro lugar dónde solicitar las partidas, qué legalizaciones realizar y cómo obtener un turno para presentar los documentos traducidos.

Haga las cosas paso por paso. Nada es imposible de entender si es explicado detalladamente, con paciencia y de manera fácil para alguien que no está empapado en el tema.

Ningún documento es imposible de obtener como para delegar todo en manos de un gestor. Si el gestor puede hacer todo por sí mismo, el cliente puede hacerlo también. Con un poco de tiempo, cualquiera puede tramitar las partidas que necesita presentar. Ahora es posible realizar la solicitud de las mismas vía web, abonar el timbrado correspondiente y recibirlas cómodamente en su domicilio con un costo adicional mínimo.

No pague de más por algo que puede hacer usted mismo (las cosas hechas por uno, cuando se carece de experiencia en algo y debe esforzarse, nos llenan de orgullo, satisfacción y para la próxima vez estamos más “cancheros”).

Lo único que no puede hacer un particular que carezca de matrícula, sello y firma de traductor público es traducir documentación oficial y, por ende, sellarla y firmarla. No pague de más por turnos falsos (el Consulado no cobra por esto), armado de carpeta, solicitud de partidas. Lo único que se cobra son las traducciones (y eventualmente, por una mensajería para realizar legalizaciones, si así lo requiere el caso).

Rafaela Santoro

Oficinas en Villa del Parque
Camarones 3667 (C1407FMG)
Buenos Aires, Argentina

 Contacto                    ae@aetraducciones.com.ar
(+54-11) 4567-1812
(+54-9-11) 6794-6565